Transformando pequeños en gigantes
Inspirados en la Pedagogía Waldorff
HERRAMIENTAS PARA FOMENTAR LA INTELIGENCIA EMOCIONAL EN LA FAMILIA

 

Escrito por Isabel Saravia, psicóloga clínica con máster en asesoramiento educativo familiar.

 

Es importante conocer, aprender y fomentar la inteligencia emocional en casa, enseñándoselo a los hijos desde que son pequeños, conectando emocionalmente con ellos según su forma de ser, habilidades, debilidades y edad.

 

Para facilitar la enseñanza a los hijos, es indispensable que primero los padres se conozcan bien para poder dar ejemplo en casa.

 

Les comparto algunas herramientas para trabajarlas en familia.

 

Ejercicio de meta-emociones

 

Como padre/madre es importante conocer e identificar tus emociones, que te gusta o disgusta, que te agrada o molesta, que te detona y que te tranquiliza, etc.

 

Para esto es este ejercicio. Tú decides si lo harás 1 o 7 veces a la semana, por la mañana, tarde o noche –cuando tengas el tiempo-, puedes apuntar en un cuaderno si lo deseas.

 

Escoge 1 o 3 situaciones de tu día, piensa sobre cada una: ¿Qué me hizo sentir?, ¿Qué pensé?, ¿Cómo reaccione?, ¿Cómo me sentí después?, ¿Cómo me hubiera gustado reaccionar?, ¿Qué hubiera preferido decir en lugar de?, ¿Por qué no pude decirlo o actuar así?

 

Contéstalas para ti, no todas las preguntas aplicarán para todas las situaciones.

 

Recuerda que deben ser situaciones que te hayan generado una emoción que te cueste manejar o pasa desapercibida (felicidad, tristeza, miedo, enojo). Puedes enseñárselo a tu hijo(a) mayor.

 

Diario emocional familiar

diario

 

Compra un cuaderno bonito y decóralo con tu familia, lo pueden poner en la portad el nombre “Diario familia”.

 

Explícale a tus hijos y pareja que no es un libro de quejas o de contar que nos pasó en el día. Se trata de escribir cuando pasa una situación con algún miembro de la familia y una emoción.

 

 

Ejemplo: (Se puede colocar la fecha o solo el mes, como desee la familia)
1. Hoy en la mañana me molesté con mama porque me habló muy fuerte y me sentí mal. (se coloca el nombre de la persona que escribió)
2. Lo siento, por la prisa no me di cuenta, no fue mi intención hacerte sentir así. (Mama o el nombre, ya que es la persona que responde)

 

 

Al final de la semana, si pueden ser los domingos, tomarse 15-20 minutos –según las edades de los hijos- para comentar lo que es escribió en el diario durante la semana.

 

Esto ayudará a fomentar la inteligencia emocional, a conocer mejor a los hijos, crear un ambiente de apertura y confianza y a conectar emocionalmente con ellos.

 

 

Cada miembro de la familia puede utilizar un solo color si así lo desean – es opcional -, pueden dejar los lapiceros en un vaso o donde deseen.

 

Procurar que el libro este a la vista de los hijos, talvez en una mesita o donde se pueda ver y lo puedan alcanzar los más pequeños.

 

Semáforo emocional

 

Corta dos círculos de color rojo, dos verdes y dos amarillos, pega una paleta de madera si lo deseas.

 

Explícales a los hijos y pareja que significa cada color, como actuar en cada uno y que este semáforo se utilizará cuando estén en una conversación y alguna de las emociones quiera desbordarse en alguno de los participantes.

 

 

ROJO Para: cálmate y respira profundo. Considera los sentimientos de todos.

AMARILLO Piensa: ¿Cuál es el problema? ¿Cuáles son las opciones? ¿Cuáles son las consecuencias de mis actos?

VERDE Actúa: Toma una decisión correcta. Platica con alguien de confianza y pide ayuda.

Escala de situación versus emoción

 

Explícale a tu(s) hijo(s) que de ahora en adelante habrá una nueva regla o dinámica familiar, en la cual deberá darle una puntuación a la situación que esté viviendo y otra puntuación a la emoción que está expresando. 1 es lo más bajo y 10 lo más alto.

 

 

Si el niño estuviera muy alterado, el papa o hermano le puede ayudar haciéndole la pregunta: ¿Qué puntuación le darías a este situación? Y ¿a la emoción que estás expresando?

 

 

Es importante habérselo explicado bien al niño antes de ponerlo en práctica. Se pueden realizar varios ejemplos en el hogar antes de comenzarlo a hacer fuera de casa.

Esto ayudará a que el hijo reflexione sobre su estado emocional y se conozca mejor.

 

 

 

× ¿Cómo podemos apoyarle?