Transformando pequeños en gigantes
Inspirados en la Pedagogía Waldorff
Trinus method

Rène Peterson nos comparte los detalles de cómo es un día en Trinus y cómo nuestros niños aprenden. Ella utiliza como ejemplo el bloque de matemáticas para resaltar lo único y especial de la pedagogía Waldorf.

Después de ver el video, entenderás por qué la pedagogía Waldorf es tán efectiva y por qué nuestros niños están tan motivados a seguir aprendiendo.

 

 

Transcripción del video:

Yo opino que lo que hace al sistema Waldorf distinto de otros sistemas educativos es que realmente estamos dedicados a educar a todo el ser.

 

En nuestra opinión, no solo el desarrollo intelectual de un niño es importante: su desarrollo físico y emocional revisten la misma importancia.

 

También queremos asegurar que hacemos cosas adecuadas y significativas para la edad de cada niño; todo realmente gira en torno a los niños, y el punto en el que se encuentran en su desarrollo.

 

Es igual de importante para nosotros asegurar que en el aula se cubran todas las necesidades de los distintos estilos de aprendizaje para que cada niño tenga la oportunidad de aprender.

 

Entonces, por ejemplo, si enseño matemáticas y el concepto de la división, no solo pongo divisiones en la pizarra y como que digo: bien niños, esto es la división y ésta es la forma en que se hace. Por ejemplo: podría darles a los niños digamos frijoles, fósforos o fichas, dividirlos en grupos para que cada grupo tome sus frijoles o sus fósforos y luego les pediría dividirlos de manera equitativa entre todos los niños que hay. De esta manera, los niños que necesitan ver ocurrir la división verán los frijoles y dirán “uno para ti, uno para mí, uno para ti, uno para mí”.

 

Los niños que aprenden haciendo pueden de hecho realizar la acción de tomar los frijoles y distribuirlos y experimentar compartir y dar uno a cada persona.

 

En el caso de los niños que aprenden de forma auditiva:  todo este tiempo que estamos realizando la acción hablamos del proceso, hablamos sobre lo que estamos haciendo, así que además de verlo escuchan lo que ocurre.

 

Los niños que aprenden haciendo pueden de hecho realizar la acción de tomar los frijoles y distribuirlos y experimentar compartir y dar uno a cada persona.

 

En el caso de los niños que aprenden de forma auditiva:  todo este tiempo que estamos realizando la acción hablamos del proceso, hablamos sobre lo que estamos haciendo, así que además de verlo escuchan lo que ocurre.

 

Luego están los chicos que son muy rápidos y que pueden hacer las matemáticas en su cabeza, sabes, que cuando yo digo: “bien, tienen 24 frijoles y los tienen que dividir entre 8 niños, inmediatamente saben que cada uno recibirá 3”.

 

Pueden escribir su respuesta en una hoja de papel y durante el proceso verifican que su respuesta es la correcta.

 

Después de haber hecho esto, usamos los libros de matemáticas, y los niños entonces escriben o hacen un dibujo; primero hacen un dibujo de lo que hicieron.

Aquí, nuevamente, incluimos a los niños que necesitan ver los dibujos y también a los

que son creativos y necesitan usar sus crayones y necesitan dibujar y explorar de esa manera. Y sólo después de eso, llegamos al punto de escribir los números, es decir: 24 dividido entre 8 es 3, o al revés: 3 es igual a 24 dividido entre 8.  De esa manera, al final del proceso, hemos cubierto el estilo de aprendizaje de tantos niños como sea posible.

 

Y así, el aprendizaje de las matemáticas es liviano, resulta divertido y ameno para los niños, a la vez que es práctico y real. Y en estos tipos de situaciones de la vida real damos a toda la oportunidad de aprender en el aula.

 

× ¿Cómo podemos apoyarle?